25 sept. 2012

bosquedeluciernagas: Hasta que no tenga con qué voy a quererte

bosquedeluciernagas: Hasta que no tenga con qué voy a quererte: Voy a quererte hasta que no tenga con qué. Hasta que tenga que inventarme un invento para llegarte más adentro....

20 sept. 2012

bosquedeluciernagas: El viaje de Mariana a las líneas de su mano

bosquedeluciernagas: El viaje de Mariana a las líneas de su mano: Triste melancolía la de los días grises después de los colores del calor (...) Y así empezó todo.

Un rayo de sol de verano que se ha vuelto otoño a las ocho, cuando anoche se hizo de noche. Cuando se le puso oscuro el corazón y de tan oscuro, negro. Desafinado. Con penas.

18 sept. 2012

bosquedeluciernagas: El crucigrama de Zoe

bosquedeluciernagas: El crucigrama de Zoe: Desde anoche antes de dormir y hoy al despertar, Zoe siente vivir su vida como haciendo un crucigrama sin tener las definic...

14 sept. 2012

bosquedeluciernagas: Cuando Berta lo quemó

bosquedeluciernagas: Cuando Berta lo quemó: Se escuchó las llaves abrir la puerta y después el ruido seco de los pasos contra el parquet, era parte de la rutina. En alguna silla del comedor dejó el abrigo y la llamó dos veces. Berta no respondió y fue hasta la cocina a buscarla, siempre está en la cocina. Abrió la puerta que estaba cerrada - raro que este cerrada, pensó - y al hacerlo, después de abrirla, olió a quemado. A algo quemado que no era pan (...) era carne. Carne escocida...

13 sept. 2012

bosquedeluciernagas: Un instante

bosquedeluciernagas: Un instante: Tuvo un instante, una milésima de segundo antes de poner el corazón en punto muerto y dejar desbarrancar el cuerpo hacia ese lugar donde se guarda lo que el azar deja abandonado para nadie. Sin dueño. Un único instante para reconfortarse antes de lo perpetuo, del hueso que cruje cuando deja de moverse y el musculo que se acalambra fijo a la cama, mientras las manos pierden despacio fuerza. Toda la fuerza que se lleva las ganas y con las ganas el deseo, la voluntad, el apetito, el hambre que algo le ocurra.

10 sept. 2012

bosquedeluciernagas: Las dos cajas de Clara

bosquedeluciernagas: Las dos cajas de Clara: Su cabeza es extraña. Adentro tiene dos cajas, una es tonta y la otra no se sabe relajar. La primera quiere con locura pretender quererlo todo, quererlo con el corazón. Con cada bombeo, como querer porque la sangre se lo pide...

7 sept. 2012

bosquedeluciernagas: De quererse

bosquedeluciernagas: De quererse:

De querernos, pensó antes de escribir. De escribirle.

De querernos...

Si existiese la posibilidad que no existe, te querría con el mismo vigor que tienen las palabras. Con la fuerza que hace que la i siempre lleve un punto para seguir siendo i. Con la coherencia de los acentos por eso de la entonación, tu entonación que es diferente a la mía y la mía que no es de aquí.

De querernos, te querría con la facilidad de la m cuando es miércoles y la naturalidad de la l cuando es lunes, cuando nos besamos, cuando reímos, cuando andamos, respiramos...

Nos miramos...

bosquedeluciernagas: Ven aquí

bosquedeluciernagas: Ven aquí:

Ven (...)

Ven aquí.

Vamos a vestirnos juntos de amantes y ver como amanece en Venecia desde las ranuras de mi persiana que dan a la Gran Vía. Vamos a atar una historia, la nuestra o la que nos inventemos, a las sábanas de los sábados y domingos, y cuando nos despertemos juntos, juntos y tomados de la mano, saltaremos desde la altura de mi cama al precipicio de no saber que hay después del fin de semana. Después de fin de mes.

4 sept. 2012

bosquedeluciernagas: Alicia se hizo grande

bosquedeluciernagas: Alicia se hizo grande: Alicia, la del país de las maravillas un día se hizo grande y cumplió 50, y entonces se dio cuenta que el cuento en el que vivía era una fábula larga que la tenía cansada y amargada; y sin embargo su vida, la que ahora tiene 50 años, era mucha más corta de lo que supuso y tuvo necesidad que sea real, por eso dejó de creérselo.

De creerse el cuento.

Y hoy se pasea lejos de las librerías compensando los cambios hormonales de la menopausia con pastillitas de color azul y aveces con el humo saborizado de un narguile.