22 mar. 2013

bosquedeluciernagas: Cuanta melácolia que reina hoy en día, Clara

bosquedeluciernagas: Cuanta melácolia que reina hoy en día, Clara: Clara era la clásica estampa de la contrariedad y aunque era viernes y el segundo día de la primavera, sentía una alteración melancólica en su declaración de principios.

Pobre Clara. ¡Pobre!

Hoy no existe pero tampoco se deja espacio para librar su batalla. Esa que se disputa entre lo que Clara siente y lo que Clara sabe.

20 mar. 2013

bosquedeluciernagas: La habitación de Neus cuando se hace pequeña

bosquedeluciernagas: La habitación de Neus cuando se hace pequeña:
Y la habitación le quedó muy pequeña para el tamaño inmenso de sus sueños, entonces buceó por debajo de la cama, saltando desde el colchón hacia la inmensidad de la imaginación cuando se mezcla con los deseos, a ver si así encontraba ese mar pendenciero que la había impulsado a querer abrir la puerta y dejarse ir, así eran los impulsos de Neus después de un café.

Un café negro.

Cargado.

Enardecedor porque le pinchaba ahí donde más le dolía.

Adentro. Donde solo ella tiene acceso.

Y cuando sucede, le duele con un ardor que la deja sin aliento. Le quema. La deja vacía. Vacía y libre por culpa de este acicate de querer vivir que resulta muchas veces  demasiado dulce y demasiado breve.

Breve porque a los minutos se le esfuma esa intoxicación deliciosa de saberse cargando el carrito de las compras con todo lo que se llevaría para irse lejos.

Esponja (...)

7 mar. 2013

bosquedeluciernagas: La invitación de Marina

bosquedeluciernagas: La invitación de Marina: Si tu mundo se cae (...) se te cae, le dijo Marina al oído, crúzate al mío.

6 mar. 2013

bosquedeluciernagas: Los anzuelos de Milena

bosquedeluciernagas: Los anzuelos de Milena: Quizás porque lleva una semana lloviendo hoy Milena se despertó con ganas de desenfundar los anzuelos y salir de pesca. Se arregló el peinado con un broche nuevo, uno que hasta ahora nunca había utilizado por descuido....

5 mar. 2013

bosquedeluciernagas: Un no con fuerza de Malvina



© Helmut Newton

bosquedeluciernagas: Un no con fuerza de Malvina: - No. No. No. No. No voy a dejar, dijo Malvina en un hilo de voz que apenas se escuchó mientras hacía fuerza para ser fuerte.

- No, repitió. Un no con fuerza, con más fuerza...