19 dic. 2012

RECYCLED GIFTS


Decir que hay crisis o estamos en crisis, no es suficiente para empezar a pensar que el mundo ha cambiado. Que la vida que conocíamos ahora es distinta. Pasamos de la posguerra fría a la democracia monárquica y nos adentramos en el estado del bienestar, o el bienestar del Estado, para ser más precisos.

Ahora nos despertamos con legañas en los ojos y aturdidos por el peso del engranaje donde estamos metidos. Trabajar dormir y consumir,  si dejamos de consumir algunos dejan de trabajar o empiezan a no dormir.

Y los dueños de la maquina se empeñan en seguir ajustándola, tornillo a tornillo para que funcione mejor pero con menos aceite, qué más da que chirríe un poco si sigue dando beneficios. Aunque algunas piezas se rompan, eso les da igual.

Llega el final del año 12 de la nueva era, el stress navideño y el consumo casi obligatorio y disparatado, cenas, comidas, viajes, regalos y tarjetas de crédito.

Si podemos ajustar las comidas, viajar más cerca o no hacerlo, también podemos reciclar los regalos.

REGALOS RECICLADOS es una propuesta simple. Un regalo es a veces un compromiso, pero también una gran muestra de afecto. Y las tarjetas se queman de tanto usarlas. Así que reciclemos los regalos:

Cuántas cosas tenemos en casa que están en perfecto estado y no usamos, que están impregnadas de nuestro afecto y que podemos regalar a alguien allegado.

Solo falta usar la inteligencia para combinar el regalo adecuado a cada persona y entregarlo con todo el amor del que disponemos, ya que el afecto no debe medirse en monedas, aunque lo parezca.

Después de un rato de meditación veremos que por lo menos, la mitad de los regalos los tenemos en casa, y la otra mitad podemos comprarlos.

Así, consumimos casi lo necesario, nos quitamos un poco de stress, y repartimos un poco de amor.

Estamos ya en un mundo distinto, el estado del bienestar no existe, hay que pensar de otra manera y  vivir de otra manera para SALIR ADELANTE  y empezar a ESTAR BIEN.

Feliz 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario