9 feb. 2013

Sueños y Visiones: Playa XXI



Me despierto pero no me levanto, dejo que remoloneen los minutos bajo las sabanas.
Tengo algo en el pantalón que me recuerda que estoy vivo. Me incorporo, abro la persiana con la esperanza de un poco de sol. Y tengo suerte. La casona encantada, cada vez más cochambrosa, sigue ahí. El sol traza luces tras ella y recorta los arboles.
Me levanto al fin, pero al salir al pasillo, mi casa no está.
Un mar inmenso lo invade todo, piso la arena sucia de una playa donde la marea ha depositado un montón de dispositivos multimedia.
Las olas son un mar de objetos, coches, edificios y billetes usados.
Sobre una roca un portátil encendido. Suena cualquiera de esas canciones que te puedan estremecer porque te recuerden un momento especial de tu vida. Y en la pantalla se reproduce una y otra vez la maravillosa y espeluznante historia del siglo XX. Paradójica y cruel.
Un cartel publicitario se asoma entre las palmeras: “Bienvenidos a Playa XXI, disfruta de la resaca”
Y me pregunto qué hago aquí. Por qué me levanto cada mañana y me esfuerzo. Por qué al final acabo siempre en esta playa.
Mañana me internaré en el desierto.
Me despierto pero no me levanto, los cuerpos que he amado se acurrucan tiernos sobre mí.  Dejo que remoloneen los minutos bajo las sabanas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario